Leído

ES CANCERÍGENO

Otro golpe para el herbicida Roundup de Monsanto (y el campo alerta)

Mie, 20/03/2019 - 8:21am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Es una sustancia muy utilizada en los campos de Argentina y el mundo, pero ahora seguramente se encenderán más las alertas, y es que la Justicia estadounidense dictaminó que el herbicida Roundup de Monsanto contribuyó a que una persona enfermara de cáncer. Ahora, la demanda la víctima, un hombre de California de 70 años, pasará a una segunda fase, para determinar la responsabilidad de la agroquímica.

Contenido

No es la primera vez que este herbicida está en el ojo del huracán y de la justicia misma, pero el caso más reciente es la ratificación de la justicia estadounidense sobre los efectos cancerígenos del herbicida Roundup de Monsanto, a base de glifosato de Bayer AG.

Su componente principal es el glifosato, sustancia que desató controversias alrededor de todo el mundo. El producto, creado por la empresa internacional Monsanto en la década de los 70, sirve para matar a toda planta que no esté genéticamente modificada para resistirlo como, por ejemplo, la soja transgénica.

A pesar de la polémica sobre si el producto es cancerígeno o no, se sigue comercializando hoy y desde hace más de 50 años y es frecuentemente utilizado en la producción agropecuaria de todo el mundo, en Argentina por ejemplo, es de uso común. En cifras: 28 millones de hectáreas son regadas con este herbicida en el campo argentino.

En ese contexto, diversas organizaciones internacionales han alertado sobre los peligros del glifosato, pero del otro lado están que la defienden y aseguran que hasta ahora no hay pruebas suficientes para determinar que el herbicida es peligroso para los humanos.

No es la primera vez que se cuestiona a esta sustancia

Este martes 19/03 se supo que el herbicida Roundup de Monsanto, a base de glifosato de Bayer AG, contribuyó al cáncer de Edwin Hardeman de 70 años, así lo dictaminó hoy un jurado en la Corte federal de San Francisco, en los Estados Unidos.

En la declaración de Edwin Hardeman explica que fumigó con Roundup durante casi tres décadas antes de que le diagnosticaran cáncer. Utilizó el químico para controlar las malezas y el roble venenoso en sus propiedades desde 1986.

Este veredicto, que implica al famoso y controvertido producto de Monsanto (comprada el año pasado por la empresa alemana Bayer), permite que el proceso iniciado el 25 de febrero comience su segunda fase, sobre una posible responsabilidad de Monsanto. 

En un comunicado, Bayer -que compró Monsanto el año pasado- dijo que estaba decepcionado con la decisión inicial del jurado. "Confiamos en que la evidencia en la fase dos mostrará que la conducta de Monsanto ha sido apropiada y que la compañía no debería ser responsabilizada por el cáncer del señor Hardeman", dijo la firma.

El caso de Hardeman es el segundo que pesa sobre Monsanto y su producto estrella, y es un caso testigo para miles de otros demandantes en los Estados Unidos con reclamos similares. Sólo en los Estados Unidos Monsanto enfrenta más de 11.200 juicios similares.

Bayer niega las acusaciones de que Roundup, o glifosato, provoque cáncer. Asegura que décadas de estudios y evaluaciones regulatorias, principalmente de datos de exposición humana en el mundo real, han demostrado que el herbicida es seguro para el uso humano.

Para ver un especial sobre el glifosato haz click aquí

Denuncias a nivel mundial:

El año pasado un tribunal de San Francisco, ordenó pagar 290 millones de dólares a un jardinero por no advertirle que su herbicida Roundup podría causar cáncer. Monsanto se ha comprometido a apelar el fallo y continúa negando el vínculo entre el glifosato, un componente activo de su producto Roundup, y el cáncer.

Dewayne "Lee" Johnson, de 46 años, asegura que roció Roundup, un herbicida empleado para la eliminación de hierbas y arbustos, durante su trabajo como gerente de control de plagas en una escuela de la Bahía de San Francisco en Estados Unidos.

Este fue el primer caso en contra de esta empresa que ha logrado llegar a juicio. Sin embargo, la lista de demandas es mundial y existen desde hace muchos años.

Por ejemplo, el gobierno francés informó en mayo de 2018 que el glifosato será prohibido en Francia en 2021, para su uso general. En junio de ese mismo año, una cooperativa apícola francesa demandó a Bayer después de que se hallaran trazas de glifoato en la miel.

Por su parte, en Brasil, un juez federal en la capital suspendió por 30 días la posibilidad de registrar ante las autoridades todo nuevo producto con glifosato, para que la agencia brasileña de vigilancia sanitaria procediera a su "reevaluación toxicológica". El gobierno brasileño planea recurrir a la justicia para anular esta decisión antes de la próxima temporada agrícola. Brasil es el segundo mayor productor de soya en el mundo, cultivo que utiliza una gran cantidad de herbicidas con glifosato.

"Todos sabemos que el tabaco causa cáncer, el glifosato no causa cáncer. Ha sido perfectamente seguro y eso se ha demostrado durante más de 4 décadas", fueron las declaraciones de Scott Partridge, vicepresidente de Monsanto, durante una entrevista.

Para los ambientalistas, Monsanto ha ganado notoriedad por ser una de las corporaciones más odiadas. Emplea a 20.000 personas en todo el mundo y genera 15.000 millones de dólares en ingresos anuales.