La depresión y los TOC con un "marcapasos" cerebral

Leído

IMPULSOS ELÉCTRICOS

La depresión y los TOC con un "marcapasos" cerebral

Dom, 31/03/2019 - 12:54am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Hasta ahora, la Estimulación Cerebral Profunda -a través de un la inserción de un electrodo en el cerebro que es controlado externamente- solo ha sido utilizada para tratar enfermedades como el Parkinson. Sin embargo, varios científicos experimentan con la tecnología para tratar patologías psiquiátricas, tales como la depresión o el trastorno obsesivo compulsivo. Esta posibilidad plantea dilemas éticos, sociales y culturales.

Impulsos eléctricos al cerebro. /Foto:Medium.com
Contenido

Todos nuestros miedos y pensamientos, movimientos y sensaciones provienen de los impulsos eléctricos de millones de neuronas cerebrales. Corrientes eléctricas fluyen a través de circuitos neuronales y gobiernan las acciones del cerebro y el cuerpo, explican Alix Spiegel y Jonathan Lambert del portal de la radio estadounidense NPR. Hay algunos científicos que creen que muchos trastornos neurológicos y psiquiátricos son el resultado de ciertas disfunciones en estos circuitos. 

La idea de alterar estos circuitos mediante la electricidad dio a luz la terapia por electrochoque, aparecida en los años '30. Hoy, la iniciativa tiene un nuevo representante llamado Estimulación Cerebral Profunda, un enfoque que busca corregir una disfunción en el cerebro enviando impulsos eléctricos a regiones específicas. Funciona a través de inserción de un electrodo, introducido quirúrgicamente en el cerebro y controlado por un dispositivo implantado debajo de la clavícula. Una vez implantado, explica NPR, los doctores pueden llevar los impulsos a una frecuencia que ellos creen que arreglará el circuito en cuestión, desde afuera.

"La estimulación cerebral profunda usa un dispositivo médico implantado quirúrgicamente operado por una batería llamado neuroestimulador —similar a un marcapasos cardíaco y aproximadamente del tamaño de un cronómetro— para enviar estimulación eléctrica a áreas específicas del cerebro que controlan el movimiento, bloqueando las señales nerviosas anormales que causan el temblor y los síntomas de la enfermedad", explica Wikipedia. 

Hasta el momento, la Estimulación Cerebral Profunda ha sido utilizada para tratar la enfermedad de Parkinson, el temblor esencial o la distonia. Pero ahora, varios científicos en USA y alrededor del mundo están experimentando con la tecnología en casos de patologías psiquiátricas como la depresión o el trastorno obsesivo compulsivo. "El potencial de la tecnología para modificar el estado de ánimo de manera instantánea y poderosa plantea dilemas éticos, sociales y culturales", escribieron los autores del artículo.

Entrevistado por NPR, el especialista en neuroética, James Giordano, jefe del Programa de Estudios de la Neuroética del Centro Médico de la Universidad de Georgetown, explicó que aunque aún no esté aprobado por la agencia de Administración de Alimentos y Medicamentos de USA, muchos estudios han hallado que la Estimulación Cerebral Profunda puede ser efectiva para tratar trastornos como el síndrome de Tourettes, el desorden obsesivo compulsivo y la depresión. 

En comparación con los medicamentos como Prozac, utilizados para tratar de la depresión, apunta Giordano, la estimulación cerebral puede ser mucho más específica y precisa. Esta capacidad de especificidad es lo que lo vuelve un tratamiento poderoso, y como toda herramienta poderosa, conlleva mucha responsabilidad.

En cuanto a los riesgos que presenta la tecnología, el especialista explica que "se trata de una neurocirugía, y ciertamente conlleva riesgos como la infección, problemas en el procedimiento", aedmás del riesgo de que "al estimular la zona X, podría haber un efecto secundario que module otras cosas complementarias a eso, como la personalidad, el temperamento, el carácter, las preferencias personales." 

Como ejemplo, relata, hubo una persona a quien no le gustaba para nada Johnny Cash ni la música country y, tras un implante en el cerebro para un trastorno del movimiento, se enamoró de la música y la estética de Johnny Cash.