Leído

DE 'COMPUTADORAS HUMANAS' A ASTRONAUTAS

Mujeres que rompieron el molde en la NASA

Sab, 20/07/2019 - 6:57pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

En los comienzos ellas eran relegadas a puestos administrativos. Pero se fueron ganando su lugar dentro del Comité Asesor Nacional para la Aeronáutica (NACA), que luego se transformó en la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, más conocida como NASA, a base de talento, determinación y lucha.

Contenido

Es posible que no hayas escuchado sobre ellas, que cuando alguien dice la palabra "NASA" se te aparezcan otros nombres en la cabeza, como Neil Armstrong, John Glenn o Buzz Aldrin. Pero ellas han tenido roles tan importantes como los hombres en el avance de la carrera espacial. Ellas son las primeras mujeres de la NASA y también, las primeras ausentes en la lista de reconocimientos.

Esto empezó a cambiar con la publicación del libro "Hidden figures" (Talentos ocultos) de Margot Lee Shetterly, que cuenta en particular la historia de las matemáticas e ingenieras negras que ayudaron a la agencia espacial de USA a concretar proyectos como las misiones de Apolo o Mercurio. El libro fue luego llevado al cine.

En los comienzos relegadas a lo administrativo, mientras que los hombres eran ingenieros, las mujeres eran llamadas "computadoras" o "computadoras humanas", con menor status y paga. Pero llegaron a lo más alto, y sus contribuciones han sido ignoradas. Este es el recorrido que atravesaron.

Frances Poppy Northcutt llegó a la NASA en Houston en 1965, ansiosa por unirse a la carrera especial, pero fue relegada al puesto de "computadora", relata un artículo de Molly Hennessy-Fiske en el LA Times. Pero perseveró y 3 años más tarde, se convirtió en la primera mujer en trabajar en Control de Misión durante la misión del Apolo 8. Recuerda el momento en que por primera vez se sentó en una consola y se puso los auriculares, quedó abrumada por el estruendo de las conversaciones supuerpuestas. "¿Cómo voy a dar sentido a esta cacofonía de voces?", pensó. Northcutt hizo frente a las dificultades que encontraba en su lugar de trabajo por ser mujer abocándose de lleno a su tarea: se concentraba en su parte de la misión, el regreso a la trayectoria de la Tierra, el camino de la nave alrededor de la luna. El trabajo de Northcutt era estar preparada para lo peor, lista para abortar la misión de prepo y regresar a los astronautas sanos y salvos a casa. Durante la misión del Apolo 11, en 1969, no recuerda haber visto el aterrizaje lunar sino que estaba concentrada en la órbita. Y no miraba el televisor, sino un reloj. “Sabes a qué hora se supone que deben salir y adquirir la señal”, dijo. “Si llegan antes o después, puede ser malo de cualquier manera”. Northcutt fue contratista de la NASA hasta 1973. Para entonces, ya había muchas mujeres en el Control de la Misión. Tras su paso por la NASA, peleó siempre por los derechos de las mujeres en otros ámbitos.

Northcutt en 1969. /Foto:PhotoQuest/Getty Images

La matemática Christine Darden llevaba 5 años trabajando como una "computadora" en Langley cuando en 1972 le preguntó a su supervisor por qué sólo los hombres podían ser ingenieros de la NASA. Siempre le había interesado conocer cómo funcionaban las cosas. Cuando de chiquita su mamá le regaló una muñeca que hablaba, la abrió para ver qué era lo que la hacía hablar, relata el artículo del LA Times. Temiendo la reacción de su jefe, Darden comenzó a buscar otro trabajo. Pero, en cambio, su jefe la escuchó. “Las mujeres hacen todo el trabajo”, planteó Darden, “y no son promovidas muy fácilmente”. 2 semanas después fue transferida y promovida. Darden estudió ingeniería mecánica mientras trabajaba como ingeniera y criaba 2 hijos. Trabajó en el desarrollo de los vuelos supersónicos. Darden es una de las matemáticas que aparecen en la película "Talentos ocultos".

Christine Darden. /Foto:Kirk McKoy/Los Angeles Times

Sylvia Stottlemyer había estudiado mecanografía y taquigrafía. Tomó un examen de servicio civil alentada por un profesor y se clasificó para 2 trabajos en el gobierno. Terminó aceptando el trabajo en la NASA por consejo de su padre, porque era el que le quedaba más cerca. Ingresó 1 año después de la misión del Apollo 11, que puso a un hombre en la luna por primera vez, y se desempeñó como secretaria del astronauta Alan Shepard. Para 1978, la NASA ya había traído una nueva cosecha de astronautas, incluidas las primeras mujeres: Judy Resnik y Sally Ride. Resnik alentó a Stottlemyer a regresar a la escuela: "Eres demasiado inteligente para estar en esa posición", le dijo. Stottlemyer obtuvo una licenciatura en la Universidad de Houston y regresó para obtener una maestría en administración de recursos humanos. Formó parte de las protestas por los derechos de las mujeres. Resnik falleció en el accidentado lanzamiento del transbordador Challenger.

Judy Resnik (izquierda) junto a Sylvia Stottlemyer. /Foto:LATimes/Sylvia Stottlemyer

Otras mujeres que tuvieron un paso significativo por la NASA:

Sally Ride fue la primera mujer estadounidense en volar al espacio, además de ayudar a desarrollar el brazo robótico del transbordador espacial Canadarm. Fue parte esencial en la investigación de la explosión de los transbordadores Challenger y Columbia, explica el portal Milenio. Además de física y astronauta, llegó a ser jugadora profesional de tenis en su país. En su llegada al espacio, Ride había sido antecedida por otras 2 mujeres soviéticas: Valentina Tereshkova y Svetlana Savitskaja.

Kitty O'Brien Joyner fue la primera ingeniera del Comité Asesor Nacional de Aeronáutica (NACA), y luego en la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA). Fue contratada en 1939 como la primera ingeniera, poco después de graduarse en el programa de ingeniería de la Universidad de Virginia. Había ganado su derecho a cursar estudios a través de un proceso legal, ya que no se aceptaban mujeres en la facultad de ingeniería en esa época.

Mary Jackson, matemática afroamericana, pasó casi toda su vida en Langley, donde entró en 1951. Tras superar las reticencias de su familia y ganar en juicio su derecho a formarse en ingeniería en una escuela solo para blancos, consiguió su título y se transformó en la primera ingeniera negra de la NASA en 1958. Había comenzado como calculista en la división de Cálculo del Área Oeste. 

Katherine Johnson, física, científica espacial y matemática, fue la encargada de calcular la trayectoria para el Proyecto Mercury y el vuelo del Apolo 11 a la Luna en 1969. Tal era su capacidad que continuó haciendo cálculos aún cuando ya existían las máquinas que podían hacerlo. A los 97 años, recibió la Medalla Presidencial de la Libertad a manos del presidente Obama.

Pearl Young fue la primera empleada técnica, en una época en que las empleadas estaban destinadas a puestos administrativos. Fue la editora técnica en jefe del laboratorio de investigación de instrumentos de Langley. Escribió el Manual de estilo para ingeniería de la entonces NACA, tras haber identificado la necesidad de usar un enfoque sistemático para la escritura de documentos técnicos en el laboratorio.

Dorothy Vaughan fue la primera mujer afroamericana en ocupar un cargo de supervisora en el Comité Asesor Nacional para la Aeronáutica. Estaba especializada en resolver cálculos matemáticos complejos para las rutas de vuelo y programación mediante el lenguaje FORTRAN.

Mae Jemison fue la primera mujer astronauta de origen afroamericano que viajó al espacio en 1992, cuando formó parte de la misión STS47, a bordo del transbordador Endeavour, donde realizó experimentos sobre ingravidez y cinetosis.

Ellen Ochoa fue la primera mujer de origen hispano en viajar al espacio y acumuló más de 1000 horas fuera de la Tierra. Es inventora y actualmente dirige el Centro Espacial Johnson de la NASA.