Leído

MÁS DE 1.700 MUERTOS

El Ébola es declarado emergencia internacional pero los medicamentos no alcanzan

Mar, 06/08/2019 - 9:39pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Médicos Sin Fronteras, ONG que brinda asistencia médica a víctimas de catástrofes, epidemias y guerras en todo el mundo, declaró que desde agosto del 2018, el Ébola ha infectado a más de 2.600 personas y matado a 1.700 en la República Democrática del Congo, uno de los lugares que concentra la mayor cantidad de casos. Sin embargo, las vacunas disponibles no alcanzan y los centro médicos son atacados.

Contenido

Durante el último año, la epidemia de Ébola ha infectado a más de 2.600 personas y fue declarada Emergencia de Salud Pública de Preocupación Internacional. La República Democrática del Congo es uno de los lugares que concentra la mayor cantidad de casos, allí está presente la asociación Médicos Sin Fronteras colaborando con los afectados. 

MSF difundió un comunicado de prensa son números alarmantes. El mes pasado, julio 2019, cada semanas eran diagnosticas con esta enfermedad entre 80 y 100 personas, en la  República Democrática del Congo. En Goma, una de las ciudades más pobladas del país, con 1,5 millones de habitantes, registró su segundo caso esta semana. Sin embargo, el brote se encuentra en estado de expansión, Uganda tuvo los primeros casos de Ébola en junio.

El 1/08 se declaró la epidemia e inmediatamente se lanzó una respuesta masiva con la ayuda de nuevas herramientas que no estaban disponibles o eran muy limitadas en brotes anteriores de Ébola, como una vacuna en investigación y tratamientos en proceso de desarrollo. A pesar de estos esfuerzos, en julio fue declarado como una Emergencia de Salud Pública de Preocupación Internacional (PHEIC, por sus siglas en inglés). Desde agosto del 2018, el Ébola ha infectado a más de 2.600 personas y matado a 1.700 en la República Democrática del Congo.

La República Democrática del Congo, principalmente el noroeste, es una zona complicada y altamente conflictiva, donde abunda la presencia de grupos armados. Además, desde MSF cuentan que, los habitantes del lugar todavía no confían en los trabajadores sanitarios, por este motivo han sido atacados más de una vez, y otras tantas, "actividades cruciales como el seguimiento de contactos, la investigación de alertas o las campañas de vacunación, se suspenden, limitan o cancelan".

Los Centros de Tratamiento de Ébola de MSF en Katwa y Butembo fueron atacados, obligando a la organización a retirar a sus equipos de esos centros. Desde la asociación afirman que estos lugares son considerados como un "sistema paralelo", ya que "los centros de tratamiento y tránsito de Ébola claramente separados de los centros de salud con los que las personas están familiarizadas. Como resultado, están envueltos en un aura de misterio y son vistos como lugares a los que las personas van a morir, una vez que han sido separadas de sus familias". Lo cual dificulta la cura de la enfermedad. 

MSF afirma que "la intervención debe mostrar más sensibilidad por las preocupaciones, temores y costumbres de la población al cuidar a los enfermos y respetar a los muertos, para construir una confianza mutua y una colaboración positiva".

Asimismo, la organización señala que actualmente, a diferencia del brote de Ébola en África occidental de 2014- 2016, ahora está disponible la vacuna en investigación rVSV-ZEBOV. Más de 170.000 personas han recibido la vacuna durante este brote a través de un enfoque de "vacunación en anillo", dirigido a los contactos de pacientes confirmados con Ébola y trabajadores de primera línea. Aunque, el suministro de esta vacuna es limitado y pronto será escazo. En mayo, las dosis de esta medicina fue fraccionada.

"Por esta razón, necesitamos transparencia sobre la disponibilidad actual de la vacuna rVSV-ZEBOV, no solo en términos de las cantidades totales, sino también de la línea de tiempo de producción de nuevas vacunas, su ubicación, y el destino de las dosis adicionales" reclaman desde MSF. Así como solicitan a las autoridades congoleñas que reconsideren su oposición al uso de una segunda vacuna en investigación para contener el brote.