Realidad virtual: una nueva tendencia en salud para ayudar a pacientes con parkinson

Leído

JUEGO Y TRATAMIENTO

Realidad virtual: una nueva tendencia en salud para ayudar a pacientes con parkinson

Mar, 09/04/2019 - 10:42pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Científicos de diferentes universidades están investigando y desarrollando un programa que ayuda a personas con diferentes trastornos o enfermedades neurológicas, en este caso el parkinson, para videojuegos de realidad virtual.

Contenido

Para la enfermedad autodegenerativa del parkinson, científicos de la Universidad de Utah presentaron hoy (04/09) en el Congreso Anual de la Asociación Americana de Anatomía los resultados de su experimento en el que trataron y entrenaron a diferentes personas con parkinson con un programa de realidad virtual en forma de videojuego, obviamente con el casco y los lentes que estos juegos requieren.

La idea de estos juegos es que, como uno de los síntomas que primero se presenta dentro de la enfermedad del parkinson es la pérdida del equilibrio, los tropiezos y con ellos la falta de confianza que tiende a hacer crecer estos problemas, hacer entrenamientos con realidad virtual donde los pacientes deben caminar, correr y saltar obstáculos en un simulacro de la vida real. El entrenamiento se hizo sobre una cinta de correr y el programa muestra los objetos que el paciente debe esquivar.

Las primeras pruebas se han realizado con diez enfermos de parkinson, que entrenaron en tres sesiones semanales de media hora, durante seis semanas. Pasado este tiempo, mostraron mejoras significativas evitando obstáculos, a la vez que mejoraron el equilibrio y ampliaron su rango de movimiento en caderas y tobillos.

Sí que es cierto que el estudio se llevó a cabo con un número muy reducido de pacientes y que las pruebas de movilidad no se hicieron a pacientes de párkinson sin entrenamiento ni voluntarios sanos para comparar, por lo que ese será el próximo paso de estos científicos.

La idea es seguir probando el tratamiento en diferentes pacientes para, no solo aumentar su confianza, sino también ralentizar a través de estos estímulos neurológicos, el avance inminente de la enfermedad autodegenerativa de la que, todavía, no hay cura.