Leído

PRIVACIDAD EN RIESGO

Ahora los scanners faciales reabren la polémica

Vie, 05/07/2019 - 7:25pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Un destacado analista de investigación de los Estados Unidos atravesó, por primera vez, la experiencia de los scanners que leen rostros reconvertidos en datos que luego serán incorporados a una colección de indicadores semejantes, materia prima básica de la inteligencia artificial. Claro está que nadie puede adelantar que pasará con ellos. De ahí las dudas sobre dónde terminará nuestra privacidad.

Contenido

"El mes pasado, estuve en el Aeropuerto Metro de Detroit para un vuelo de conexión al sudeste asiático. Escuché mientras un miembro del personal de Delta Air Lines informaba a los pasajeros que el proceso de abordaje usaría reconocimiento facial en lugar de escáneres de pasaportes". Describe, Allie Funk, analista de investigación de Freedom on the Net, la evaluación anual de Freedom House país por país de la libertad en Internet. Ella se enfoca en desarrollos en los Estados Unidos y Asia.

El estudioso explica. "Como una persona consciente de la privacidad, me sentía incómodo al abordar de esta manera. También sabía que podía optar por no participar. Presumiblemente, la mayoría de mis compañeros de vuelo no lo hicieron: no escuché un solo anuncio alertando a los pasajeros sobre cómo evitar los escáneres faciales".

Para averiguar cómo hacerlo, acota Funk, "tuve que abandonar la línea de abordaje, hablar con un representante de Delta en su mostrador de información, volver a la fila y luego solicitar un escaneo de pasaporte cuando me tocó el turno de abordar". 

Las agencias federales y las aerolíneas afirman que el reconocimiento facial es un sistema de exclusión voluntaria, pero algunos seguidores del tema sugieren que están incentivando a los viajeros para que examinen sus caras, y a desalentarlos para eludir la tecnología, al no comunicar claramente las opciones alternativas.

El año pasado, un representante de servicio al cliente de Delta informó que solo el 2 por ciento de los clientes optan por no recibir reconocimiento facial.

Es fácil ver por qué. Entienden que dan sensación de escasa privacidad al transformar los rostros en datos para ser recopilados, almacenados y utilizados.

Como adelantamos, Allie Funk, quien es analista de investigación de Freedom on the Net. opina que, "los viajeros caminamos dormidos hacia un entorno de alta vigilancia, apaciguados por las garantías de que el proceso se realiza en nombre de la seguridad y la comodidad" y se pregunta si "¿solo nos despertaremos una vez que ya no podamos optar por no participar?"

"Hasta que tengamos evidencia de que el reconocimiento facial es preciso y confiable, en lugar de simplemente conveniente, los viajeros deben evitar la tecnología donde puedan". Acota el analista.

Cómo funciona el sistema 

El plan de reconocimiento facial en los aeropuertos de EE. UU. se basa en el Programa de Salida Biométrica de Aduanas y Protección Fronteriza, que utiliza tecnología de escaneo facial para verificar la identidad de un viajero. CBP se asocia con las aerolíneas, incluidas Delta, JetBlue, American Airlines y otras, para fotografiar a cada viajero durante el embarque. 

Esa imagen se compara con una almacenada en un servicio de emparejamiento de fotos basado en la nube poblado con fotos de visas, pasaportes o aplicaciones de inmigración relacionadas.

El Programa de Salida Biométrica se usa en al menos 17 aeropuertos, y un informe recientemente publicado por el Departamento de Seguridad Nacional indica que CBP anticipa tener la capacidad de escanear las caras del 97% de los pasajeros que salen de los Estados Unidos para 2023.

Este rápido despliegue de reconocimiento facial en aeropuertos sigue una orden ejecutiva de 2017 en la que el presidente Trump aceleró los esfuerzos del ex presidente Obama por utilizar tecnología biométrica. Desde entonces, la Administración de Seguridad del Transporte presentó su propio plan para mejorar la asociación con CBP y para introducir la tecnología en todo el aeropuerto.

La oportunidad para que este tipo de infraestructura de colección biométrica se incorpore a un sistema más amplio de vigilancia masiva es asombrosa, al igual que su capacidad para erosionar la privacidad.

Los defensores de estos programas a menudo argumentan que el reconocimiento facial en los aeropuertos promueve la seguridad al tiempo que brinda comodidad. Pero abandonar la privacidad no debe ser un requisito previo para lograr la seguridad. Y en el caso de la tecnología como el reconocimiento facial, la "solución" puede convertirse rápidamente en un problema profundo y problemático.

Para empezar, la tecnología de reconocimiento facial parece incapaz de tratar a todos los pasajeros por igual en esta etapa. La investigación muestra que es particularmente poco confiable para el género y las minorías raciales: un estudio, por ejemplo, encontró una tasa de precisión del 99 % para los hombres blancos, mientras que la tasa de error para las mujeres con piel más oscura alcanzó el 35 por ciento.

Esto sugiere que, para las mujeres y las personas de color, el reconocimiento facial podría en realidad causar un aumento en la probabilidad de ser blanco injusto para medidas de detección adicionales.

Allie Funk, considera que, "los estadounidenses deben preocuparse por si las imágenes de sus rostros recopiladas por este programa serán utilizadas por las compañías y se compartirán entre las diferentes agencias gubernamentales".

Otros datos recopilados con fines de inmigración, como los detalles de las redes sociales, pueden compartirse con agencias federales, estatales y locales. 

"Si una agencia gubernamental tiene una base de datos con escáneres faciales, sería sencillo compartir los datos con otros. Esta tecnología ya se está filtrando en la vida cotidiana, y la mayor regularidad con la que los estadounidenses se encuentran con el reconocimiento facial como algo natural durante el viaje reforzará esta familiaridad; en este contexto, es fácil imaginar el contenido de una base de datos de reconocimiento facial operada por el gobierno que se utiliza en otros entornos, aparte de los aeropuertos, por ejemplo, el monitoreo de protestas pacíficas". Advierte Funk