Leído

TESLA Y OTROS

El triunfo de los autos eléctricos en manos de las baterías

Jue, 08/08/2019 - 9:17pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Un equipo de especialistas desarrolló, en Canadá, celdas cuyos ánodos de grafito fueron sustituidos por ánodos de litio-metal sin recurrir a electrolitos de estado sólido. Este cambio logró aumentar la vida útil de los acumuladores y bajar el costo por KWh.

Los autos eléctricos en manos de las baterías
Contenido

Las baterías de estado sólido permitan una democratización del coche eléctrico gracias a su mayor densidad, seguridad y duración.

Sin embargo, un nuevo avance realizado por el equipo del Prof. Jeff Dahn para Tesla abre el camino hacia unas baterías de iones de litio de mayor densidad energética, sin cobalto y con un costo inferior a los 100 dólares por kWh. 

El Profesor, Jeff Dahn, es uno de los pioneros de las baterías de iones de litio. Trabajó en su desarrollo desde que fueron inventadas y sus aportes reconocidos para mejorar la longevidad de esas baterías, y por tanto que su comercialización haya sido posible, son consideradas clave.

Jeff Dahn y su equipo trabajan desde 2016 para Tesla en su centro de investigación en Halifax (Canadá). Recientemente, Dahn y su equipo de I+D y la Universidad de Waterloo publicaron un artículo conjunto en la revista científica 'Nature' en el que explican que desarrollaron celdas cuyos ánodos de grafito fueron sustituidos por ánodos de litio-metal sin recurrir a electrolitos de estado sólido.

La mayoría de la industria confía en las baterías de estado sólido porque son las que menos dendritas generan (cavidades internas que evidencian el deterioro de la batería tras varios ciclos de carga y descarga). Sin embargo, si el desarrollo del sistema de Dahn, actualmente en fase de prototipo, resulta viable sería una ventaja enorme para la industria y para Tesla.

Como explica el Pr. Dahn, este nuevo sistema produce menos dendritas que las baterías de estados sólido y no implica hacer cambios en las fábricas de baterías -previstas para electrolitos líquidos-, reduciendo el costo de producción ya que se podrían poner rápidamente en el mercado.

Tesla rondaría los 100 dólares por kWh de costo, considerado el punto de inflexión en el que un coche eléctrico pasa a ser más barato que un coche de gasolina.

Pero Tesla, no es el único fabricante que investiga en las baterías para conseguir una mayor autonomía, una mayor densidad y una mayor longevidad. Toyota, por ejemplo, apuesta por las baterías de estado sólido y cree que su batería estará lista en 2020. Ford también invierte en este tipo de baterías.

Otros fabricantes, como Volkswagen, BMW o Daimler invierten en compañías que desarrollan baterías de estado sólido y al mismo tiempo en empresas que investigan acumuladores de litio-silicon.

Se calcula que el agregado de silicon a las baterías de iones de litio en un porcentaje pequeño (menos del 10 %) permitiría aumentar la densidad de las baterías en 300 Wh por gramo en los próximos tres a cinco años.

Todavía es pronto para determinar qué tipo de batería sería el que se imponga finalmente, pero es evidente que sin una batería con una gran densidad energética (mayor autonomía con menor peso) y unos tiempos de recarga más cortos, tanto Tesla como el grupo Volkswagen trabajan en ello, el coche eléctrico no terminará de imponerse.