Dormir con la tele prendida, muy desaconsejado.