Leído

ECONOMÍA & REGIONES

Cuando empiece la batalla, ¿las reservas del BCRA duran 36 días o 45 días?

Sab, 27/04/2019 - 10:47pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Atención al fragmento de Economía & Regiones: "El dólar irá más temprano que tarde hacia la banda de $51.45. Una vez que el dólar toque $51.45, el BCRA empezará a vender reservas. Las reservas del BCRA de “verdad”, ascienden a tan sólo US$ 20.000MM. Nadie puede saber “a priori” cuántas reservas estará dispuesto a perder el BCRA. Menos aún, cuántas reservas convalidará el FMI perder. Lo que sí podemos suponer, que difícilmente se termine convalidando una pérdida mayor a US$9.000 MM o US$10.000 MM. Si el BCRA vende US$ 200 MM (US$ 250 MM) diarios, los US$9.000 MM de reservas duran 45 (36) días hábiles, o sea 2 meses (1 mes y medio)."

Los pesos son cada vez menos confiables para los inversores. (Gráfico E&R)
Contenido

La consultora Economía & Regiones explicó qué ocurrió en la doble jornada cambiaria del jueves 25/04 y el viernes 26/04:

"Ayer, jueves 25 de abril de 2019, fue un día económica y financieramente complicado. Hubo doble récord: récord de riesgo-país y récord de dólar en la presidencia de Cambiemos. El riesgo-país tocó su punto más alto durante esta Presidencia llegando hasta 1.011 puntos básicos. Paralelamente, el dólar minorista también alcanzó su punto más elevado, en bancos privados se llegó a vender a $47,5. Luego, ambas variables volvieron a bajar. El riesgo-país se descendió hasta 940 puntos básicos. El dólar bajó a $46

Por el lado del riesgo-país, gran parte de la baja se debió a que la ANSeS salió a comprar bonos argentinos de corto y mediana plazo, especialmente AO20 y AY24. En este contexto, el AY24 llegó a rendir casi 20%, lo cual hizo que algunos fondos del exterior vieran una oportunidad (por estar “barato”) y emitieran ordenes de fondo que ayudaron a que la cotización mejorara “algo” sobre el final del día y así que el riesgo país retrocediera.

Por el lado del dólar, además de la clásica subasta diaria de US$ 60 millones, el BCRA salió a jugar fuerte convalidando una suba de tasa a 72,25% con una máxima de 73%, que representa una vuelta a los picos de octubre de 2018. También operó vendiendo en el mercado de futuros.  

Ambas medidas del gobierno aplicadas para reducir el riesgo-país y bajar el dólar no son positivas, sino todo lo contrario; estas, son manotazos de ahogado condenado a tragar agua.

ANSeS sigue comprando bonos cuyos precios caerían (lo más probable) en el corto y mediano plazo. Peor aún, la ANSeS compra bonos que, según nuestro análisis, tienen riesgo de default en 2020/2021, lo cual afectaría muy negativamente las “cuentas” del mismo, perjudicando al sistema jubilatorio y otros planes que paga el organismo. Además, la suba de la tasa de interés compromete negativamente tanto el plan monetario como el programa fiscal.  

La suba de la tasa de interés agrava las ya grandes inconsistencias monetarias y fiscales. Por el lado fiscal, la suba de la tasa de interés complicará aún más el cumplimiento de la meta fiscal, ya que enfriará más la economía afectando negativamente la recaudación.

En este sentido, hay que recordar que todo el ajuste fiscal está diseñado sobre la recaudación y nada sobre la baja de gasto. Ergo, con un escenario de caída de actividad mayor a lo previsto, los ingresos fiscales serán menores a lo originalmente presupuestado. En este marco, si no se sub ejecuta el gasto, el déficit terminará siendo mayor a lo estipulado originalmente.  

De acuerdo con nuestras estimaciones y considerando un escenario contenido (nada catastrófico) en materia de nivel de actividad, en 2019 el PBI caería -2,7%, con lo cual la recaudación sería indiscutiblemente menor a la esperada, y la meta fiscal no sería cumplida.

¿Por qué una caída de 2,7% sería un escenario “contenido” pero no “catastrófico”? Porque implicaría que la economía básicamente dejara de caer a partir del 2do. trimestre del año, y el nivel de actividad “quedara” en los finales de marzo’19. En este contexto, a fines de 2019 el nivel de actividad sería -4,1% más bajo que a fines de 2015. (...)

----------------

Informe completo de Economía & Regiones

  Semanario Económico N°370 by Urgente24 on Scribd

----------------

(...) Si finalmente Macri y CFK son los dos principales candidatos en las próximas elecciones, la dolarización récord se retroalimentará con el mal diseño de las nuevas políticas recientemente anunciadas en general y los cambios de política monetaria en particular, que acumulan inconsistencias sobre inconsistencias, volviendo al BCRA cada vez menos creíble.  

Fijar el precio del dólar y bajar la devaluación de las bandas cambiarias al 0% anual implican que, cuando se toque la banda, cada peso que vaya contra el BCRA significará una pérdida mayor de reservas en relación con el programa anterior. Es decir, en un escenario similar de corrida, “ahora” las reservas duran “menos”, lo cual es un incentivo adicional que alimenta la potencial corrida.  

El dólar irá más temprano que tarde hacia la banda de $51.45. Una vez que el dólar toque $51.45, el BCRA empezará a vender reservas. En pocas palabras, en E&R pensamos que más pronto que tarde la macroeconomía argentina se sumergirá en un “juego” de “cuántos” pesos corren contra “cuántos” dólares, y cuántos dólares estará dispuesto a perder el BCRA y/o cuantos dólares el FMI convalidará perder.

Las reservas del BCRA de “verdad”, las que sirven para hacer política monetaria y cambiaria, son las de libre disponibilidad, y actualmente ascienden a tan sólo US$ 20.000MM. A ciencia cierta, nadie puede saber “a priori” cuántas reservas estará dispuesto a perder el BCRA. Menos aún, cuántas reservas convalidará el FMI perder. Lo que sí podemos suponer, que difícilmente se termine convalidando una pérdida mayor a US$9.000 MM o US$10.000 MM.   

Si el BCRA estuviera dispuesto a perder US$9.000 MM de reservas y vendiera US$ 150 MM diarios, esas reservas “durarían” 60 días hábiles; o sea 3 meses. No obstante, hay que considerar que la caída de la demanda de dinero y el apetito por el dólar aumentan con la venta de reservas.

En este sentido y sólo a modo ilustrativo, si el BCRA vende US$ 200 MM (US$ 250 MM) diarios, los US$9.000 MM de reservas duran 45 (36) días hábiles, o sea 2 meses (1 mes y medio)

Obviamente, el BCRA comenzará vendiendo reservas cuando el dólar toque $51,45. Y al comienzo, al BCRA no le va temblar el pulso, ya que su único objetivo de política económica es mantener el tipo de cambio estable de aquí a fin de año.

Sin embargo, el resultado del “partido” dependerá de cuántas reservas el BCRA esté dispuesto a perder para mantener un tipo de cambio fijo que (más temprano que tarde) el mercado desafiará. 

Dado la nula reputación, la falta de credibilidad, el mal diseño de la política monetaria y el potencial ciclo electoral de Macri contra CFK alimentarán y potenciarán una fuerte corrida, pensamos que este actual y nuevo parche de política económica durará menos que los cinco meses que duró el plan original de Sandleris.

Concretamente, todo parecería indicar que este nuevo parche no durará monetario hasta fin de año (230 días quedan para que asuma el próximo gobierno).    

Luego de que el dólar haya tocado en forma repetida y sostenida la banda y cuando el BCRA no quiera perder más reservas, surgen 4 posibilidades:  

1) vender todas las reservas necesarias sin importarles nada para que el dólar siga en $51,45; lo cual implica agrandar los problemas de fondo y que la factura para el próximo gobierno sea mayor;  
2) dejar que el dólar flote y vuele hasta donde sea;  
3) poner un Cepo;  
4) fijar tipos de cambio diferenciados según discrecionalidad, todos mayores a la banda. Por ejemplo: un dólar para exportar, un dólar financiero, un dólar para turismo, un dólar para compras con tarjeta por internet; etc.
(...)".

Diego Giacomini: "El Próximo Gobierno Tendrá Que Cerrar El Banco Central" (¿Dolarización?)