Hotsale busca consumidores debajo de los colchones

Leído

SHOPPING VERDOLAGA

Hotsale busca consumidores debajo de los colchones

Mar, 14/05/2019 - 11:32am
Enviado en:
0 comentarios

La fiebre del dólar ha hecho que 2 de cada 10 ciudadanos, que son los que llegan a fin de mes, vivan más pendientes de la pizarra cambiaria que de su propio bienestar. Atesora billetes verdes en los colchones para cubrirse de la inflación y las futuras devaluaciones y, por lo visto en las estadísticas de consumo, posterga decisiones de viajar, cambiar el auto, la moto o la electrónica. El domingo empezó informalmente el Hotsale, una feria de ofertas online que desde hace 5 años organiza la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), y dura hasta el miércoles. Aunque aún movilicen menos del 5% de las ventas generales, las transacciones online representan el no muy lejano futuro del consumo. En este año, unas 500 empresas, la mayoría Pymes, ven la oportunidad de salvar parte de un año que se considera más que perdido. Si bien arrancó con un millón de visitas a la plataforma donde se consignan las megaofertas de 8 mil productos y servicios, la perspectiva es que se concrete un 20% menos de operaciones que en 2018, consignan fuentes del sector.

Contenido

La tendencia de esta edición del Hotsale que organiza la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) se esbozó desde la jornada anterior a la del comienzo oficial. 

Durante la primera hora se abalanzaron sobre la página de las ofertas los usuarios de más de 50 mil dispositivos móviles a humear las promociones y descuentos subidos por los grandes animadores de esta tienda virtual, como Aerolíneas Argentinas, Latam, Despegar, MercadoLibre, Garbarino, Almundo, Carrefour, Walmart, Falabella, Farmacity, Frávega, Netshoes, Supermercados DIA y Whirlpool, más medio millar de Pymes que apostaron a facturar en un par de días lo que podría llevarle algunos meses reunir en sus locales al público.

Es tal cual la brecha que se refleja en las estadísticas del consumo que reporta mensualmente la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME): frente a caídas superiores al -10% en general que relevan en híper, supermercados, tiendas en avenidas y calles comerciales, el e-commerce mejoró apenitas, +0,7% -el caso de abril-, pero positivo al fin. 

Las curvas de uno y otro se cruzaron en 2018, ya que contra un +47% que crecieron las transacciones virtuales, las ventas en el comercio tradicional retrocedieron -4,6%.    

De todos modos, este año pinta para peor porque la inflación pegó duro en el poder adquisitivo de la población en general y dejó claramente fuera de juego al 50% de los integrantes de la clase baja superior y la de más abajo donde corta la línea de la pobreza. 

Entre los cambios de hábitos que tuvieron que hacer para ajustarse, obviamente que no figuran la electrónica y tecnología, indumentaria y calzado, muebles, hogar y decoración y viajes, que fueron los rubros más consultados de los 8.000 productos y servicios ofertados en el Hotsale del 13 al 15/05.

El 28% clasificado como clase media baja depende, en primer término, del aumento que haya obtenido en el medio millar de paritarias que se cierran en estos días, si se trata de trabajadores en relación de dependencia registrados. 

Pero, en 2do lugar, del excedente que disponga para gastar, una vez afrontado el costo de la canasta básica, el de la vivienda (incluidas las tarifas), de la salud y la deuda que arrastren por planes de pago de los servicios públicos y tarjetas. 

No les ha de quedar mucho, si se tiene en cuenta que la morosidad en los pagos de créditos y deudas de tarjetas aumentó un 25% en los últimos meses, obligando a muchos usuarios a financiar lo adeudado hasta en 3 o 4 años, de acuerdo con un trabajo conjunto elaborado por la organización Defendamos Buenos Aires y el estudio jurídico especializado Miglino y Abogados.

Recién a partir del 17% de la población que se encuentra en la clase media alta, ganaba por encima de $50 mil y reforzará el salario con el porcentaje que surja de las convenciones colectivas, más obviamente el 5% de clase alta que está más allá del bien y del mal, se perfila el mercado potencial de estas ferias de ofertas digitales.  

Tampoco el 22% resultante serán compradores natos, ya que antes que nada deberán esterilizar su capacidad adquisitiva restándole lo que vienen pagando de cuotas de colegios, medicina privada, viajes, artículos del hogar, motos u otros bienes de valor medio tarjeteados, además de préstamos prendarios o hipotecarios.

De todos modos, es este segmento socioeconómico al que le apuntan las empresas participantes y del que esperan obtener alguna viruta. 

Ya se vio en los escarceos iniciales del Hotsale que nada más que en las primeras horas navegaron el sitio más de un millón de personas, un intenso tráfico que no se materializó en facturación concreta, sino que en la mayor parte de los casos tuvo por finalidad ver y comparar. Principalmente fueron más mujeres que hombres los que entraron en la web oficial de la Cace.

"Los que volaron literalmente fueron los pasajes ida y vuelta a Nueva York, que se ofrecían por US$ 500 y paquetes a Miami", según comentó a Télam el director ejecutivo de la Cámara de Comercio Electrónico (CACE) Diego Urfeig.

Los especialistas del sector no se sorprendieron por la repentina respuesta, porque suele suceder que hay muchos más pescadores de oportunidades de tickets aéreos que ofertas propiamente dichas.

En cuanto al transporte se planteó, asimismo, una ardua competencia entre las compañías low cost, que anticiparon Flybondi y JetSmart, con tickets van desde $1 a $199 por tramo, en destinos como Buenos Aires, Tucumán, Mendoza, Salta, Iguazú, Córdoba, Neuquén y Bariloche.

Otra reacción previsible fue la temprana concreción de operaciones de alto valor en cuotas, principalmente en los rubros más demandados, como electrónica y tecnología, indumentaria y calzado, muebles, hogar y decoración, y viajes, las cuales en general ya estaban maduradas de antemano y sólo requerían de validación.    

Han sido fieles testigos del pobre desempeño que hasta ahora se viene manifestando, tanto en el comercio general como del online, el que además de revelar la desigualdad en la distribución del ingreso, constituye una señal de que hasta el sector minoritario de la población que se encuentra en condiciones de gastar, ha estado más pendiente de la evolución de las pizarras cambiarias que de sus habituales decisiones de consumo.

De ahí que las previsiones más optimistas para esta edición de hotsale se resignen a una merma del 20% respecto de las precedentes. 

Para enfrentar esa merma, inclusive, el rubro de tecnología y electrodomésticos, uno de los más golpeados por la caída de consumo, aplicó descuentos más altos que las ediciones anteriores. 

El sector enfrenta una caída de 31,37% en ventas si se compara los 3 primeros meses de 2019 con el mismo período del año anterior, según la consultora especializada Gfk.

Versiones paralelas

La 4ta. edición de 2018 tuvo lugar cuando recién comenzaba la corrida cambiaria que acumuló en el año una depreciación de la moneda a la mitad de su valor. Participaron entonces 475 empresas, hubo 2,5 millones de visitas al sitio oficial www.hotsale.com.ar, y por 1,9 millones de transacciones se facturaron unos $ 6.170 millones. 

Al mismo tiempo, una porción importante del atractivo marketinero del evento tendrá que ser repartido con acciones paralelas denominadas 'hoy days', con que las firmas no inscriptas en la CACE participan con sus propias ofertas, sin pagarle los derechos, aprovechando la inercia promocional de Hotsale. Anteponen el prefijo hot al nombre de su empresa y se confunden en el ciberespacio.

Mañas al margen, la participación en esta feria de ofertas online asume para las Pymes una especial ocasión de hacer la diferencia y las que debutaron esta vez en sólo 2 días triplicaron lo que vendían en sus locales en todo un mes. 

Santiago Pinasco, un especialista en marketing digital que administra una decena de clientes principalmente de moda, calzado e indumentaria, a través de la firma Pochoclo Media, diferencia lo que significa para las empresas debutantes absolutas y las que traen 5 ediciones a cuestas. “Estas hicieron $300.000 en 2 días y seguramente cerrarán el mes con $600.000, bastante menos que el año pasado, pero para las nuevas, que saltarán de 10 a 30, todo será jugo. Hay que tener en cuenta que un e-commerce tarda de 2 a 3 años en encontrar su techo estacional en el mercado y en nada más que 3 días  vive como en un oasis”, explica.

Una de las grandes novedades de este año es que a las 10 categorías habituales de productos, Electro y Tecno, Viajes, Muebles, Hogar y Deco, Indumentaria y Calzado, Deportes y Fitness, Alimentos y Bebidas, se acoplarán activamente los híper y supermercados, como Carrefour, Walmart y Día, lo que sitúa a las primeras necesidades en idéntico plano al de los consumos suntuarios.

Es así como para el próximo evento que organiza CACE, el Cyber Monday, una de las estrellas del comercio digital, falta una eternidad, ya que se realiza el 02/12 y de por medio estarán las elecciones presidenciales, con su carga de volatilidad e incertidumbre.