Leído

NI EXPORTACIÓN NI CONSUMO

Para supermercado del mundo, falta... recién vamos por feria municipal

Mar, 02/07/2019 - 5:01pm
Enviado en:
1 comentario

Pese a tener un PBI situado en el 27° lugar del mundo, Argentina ocupa el puesto 45 como exportador de bienes y servicios elaborado por la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), que dirige Marcelo Elizondo. Desde 2011, las ventas externas declinaron 37%, aunque las carnes tuvieron últimamente un fuerte repunte debido a la demanda china, somos los proveedores número uno de aceite de soja, peras, maní y jugo de limón y casi el 60% de las ventas hacia afuera la constituyen los productos primarios: campo, minería y pesca. Como la meta anunciada por el Presidente Mauricio Macri es convertir al país en supermercado del mundo, diferenciándolo de la calificación de granero de comienzos del siglo pasado, la instancia actual lo asemejaría más a una feria municipal que al retail añorado.

Mauricio Macri: Sólo productos primarios, la idea de retail del mundo....
Contenido

“La Argentina debe ser el supermercado del mundo”, había dicho Mauricio Macri al comienzo de la gestión en la Casa Rosada. 

Y al cabo de casi 4 años, no podría afirmarse que entró en la categoría de un retail porque según la propia Agencia de Inversiones y Comercio Internacional, el 57% de los rubros que despacha al exterior son primarios, sea que pertenecen a la 'zona Núcleo', las economías regionales, minería o pesca. 

La carne se despacha por doquier, principalmente a China, que desde 2018 afronta una severa crisis de abastecimiento interno de su principal alimento proteico, el cerdo, asolado por una peste que diezmó más del 20% de los planteles.

Pero, además, los productores de peras, maní, aceite de soja y jugo de limón asumieron en 2019 el liderazgo en el mundo como proveedores y aportan el 17% de la factura exportadora nacional. 

De ahí que el objetivo en marcha de arribar al supermercado anhelado por el Presidente en sus discursos en foros internacionales recién transite la etapa primaria de una especie de feria municipal. 

Entre los 10 productos top que salen del país solo 4 son industriales (el primero es la harina de soja, seguida de automóviles y utilitarios, luego el aceite de soja, y en octavo lugar, los aceites de petróleo).

expo
La harina y el aceite de soja son productos industrializados, que procesan el poroto de soja en el complejo agroindustrial más grande del mundo que se encuentra en el Gran Rosario.

Las exportaciones a Brasil, que venían creciendo desde mediados de 2018 (con la sola excepción de febrero 2019), cayeron en en el 6to. mes del año, junio, 19.7% interanual, de la mano de los retrocesos que registraron los automóviles de pasajeros, vehículos de carga, trigo en grano, polímeros plásticos, autopartes, combustible, leche y crema de leche, entre otros, según los datos del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil (MDIC),difundidos por Abeceb.

La merma en los envíos al país vecino confirman una tendencia que, en general, se venía dando en el comercio exterior en general, ya que en el 1er. cuatrimestre el nivel de las exportaciones fue un -1,2% inferior al de igual período de 2018, de acuerdo con el último informe del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano.

El director del CENE, Víctor Beker, identifica como el principal determinante de la disminución en las ventas al exterior a la baja que tuvieron los precios (-4,9%), si bien las cantidades despachadas resultaron 3,9% superiores.

La fuerte devaluación del peso no impactó en la balanza comercial, como sí lo hizo la recesión con las importaciones.  

En el caso del intercambio con el socio mayor del Mercosur, el descenso de junio se produjo en un contexto apático, consecuencia de la debilidad que también sumergió a la economía brasileña, y en buena medida de la elevada base de comparación que representó el mismo mes de 2018, cuando las exportaciones habían crecido 23.6%, señala la consultora fundada por el ministro de la Producción, Dante Sica.

Bajo volumen

Se juntaron a mitad del año, en consecuencia, el hambre con las ganas de comer, ya que del lado nuestro del platillo se contabilizaron US$ 828 millones y en el opuesto de US$ 849 millones, con lo que el saldo dio negativo en US$ 21 millones.

Aún así entre enero y junio, sigue habiendo un resultado positivo de US$ 190 millones. 

Beker subrayó que los rubros que mejor performance exportadora tuvieron en el 1er. cuatrimestre fueron cereales, carne bovina, aceites y poroto de soja, por efecto de las mejores condiciones climáticas que imperaron en el ciclo agrícola 2019/2018. 

A los que peor les fue: industria alimentaria, biodiesel, afectado por las restricciones impuestas en el mercado estadounidense, y la industria automotriz.

“El principal efecto de la devaluación fue la fuerte contracción en las importaciones”, aseguró el economista.

Los términos del intercambio de nuestro país han sido positivos versus el sudeste asiático (US$1.465 millones), el Medio Oriente (991 millones), Magreb, incluyendo a Egipto (962 millones), y Chile (819 millones).

Pero muy desfavorables respecto de las potencias, como China (US$-1.683 millones), USA y el resto del NAFTA (-774 millones) y la Unión Europea (-746 millones), de acuerdo con el reporte del CENE.

En el propio subbloque del Mercosur, la diferencia entre lo importado y exportado ascendió a US$-315 millones), si bien la gran carta para revertir esa corriente sería la recuperación del mercado brasileño, “que se hace esperar”, dijo Beker.

Argentina le compró -40,7% de bienes de capital, -13,5% de bienes intermedios, --18,7% de combustibles y lubricantes, -26,5% de piezas y accesorios para bienes de capital, -32,9% de bienes de consumo y -58,5% vehículos automotores de pasajeros.

Comentarios