Leído

OPORTUNIDADES LABORALES, OTRO RECURSO QUE ESCASEA

Primero las mujeres y los niños… a la hora de no encontrar trabajo

Jue, 12/09/2019 - 5:18pm
Enviado en:
0 comentarios

En un año, hubo 172.169 bajas de trabajadores registrados, ya que ahora quedaron en pie 12.112.788, según el Sistema Integrado de Previsión Argentino (SIPA). Entre monotributistas y monotributistas sociales salieron unos 63 mil, aunque paralelamente el sector público incorporó 3.196. La ola de desocupación y precarización abarca a 2 millones de personas. Las perspectivas no sólo no florecen, sino que después de la corrida PosPASO empeoraron. Un relevamiento previo que había hecho ManpowerGroup reveló que, sumados los empresarios que manifestaron que no tomarán personal, los que afirmaron no saberlo y los que prevén despedir, comprenden el 92% de pesimismo sobre el futuro del empleo. Viéndolo desde el lado del vaso apenas lleno, nada más que un 8% prometió hacer algo por mover el amperímetro laboral. Antiguamente prioritarios en situaciones de emergencia, las mujeres y los niños (en este caso los jóvenes que van en procura del primer antecedente laboral para su CV) son los que peor la están pasando en las búsquedas, según la consultora Bumeran, que además caracteriza la formación que consigna cada candidato, sea inicial, junior, senior o jerárquica. Pero si el empleador se pone muy exigente con los pergaminos para incorporar personal tropezará con que sólo el 1% de los argentinos jóvenes (de 25 a 34 años) terminaron un posgrado, 7 veces menos que el promedio de los países del G20, con cuyos líderes nuestros presidentes suelen fotografiarse.

Las oportunidades de conseguir trabajo, sobre todo para los jóvenes que recién empiezan: el 25% tiene estudios secundarios, el 15% terciarios y un 40% asiste a la universidad, según el portal de empleo Bumeran.
Contenido

Trabajadores de la construcción, del transporte, almacenamiento y comunicaciones, del comercio y reparaciones e industrias manufactureras sobresalen del tendal de 172.169 dados de baja en un año de recesión y alta volatilidad económica.

De la estadística del INdEC se desprende que las mujeres y los jóvenes fueron los más afectados por la ola de desocupación y precarización laboral que causó más de 2 millones de desocupados.

Las encuestas de expectativa de empleo, en este marco, no son para nada alentadoras, pese a que la efectuada por ManpowerGroup entre el 17 y el 30 de julio, previo a las elecciones primarias (PASO), pareció que quebraría la inercia descendente, al mostrar una mejora de 2 puntos en comparación con el trimestre anterior y de 1 punto en la interanual.

Tampoco era para hacerse demasiadas ilusiones, ya que de las firmas relevadas, el 82% manifestó que no preveía realizar cambios en sus dotaciones de personal, a la que habría que agregar el 4% que respondió no sabe si los realizará y el 6% que directamente declaró que las disminuiría.

El sólo 8% que planea aumentar sus nóminas apunta en especial a actividades de baja captación de mano de obra, como las vinculadas con las finanzas, seguros y bienes raíces, y en un 2do escalón aparecen transporte y servicios públicos; comercio mayorista y minorista, y agricultura y Pesca.
Por último, servicios y Administración Pública y educación se inscriben entre los que saldrán a demandar empleados.

"Agricultura, pesca, servicios y transporte son un poco los que van hacia adelante. En tecnología siguen habiendo posiciones vacantes para programadores, no vemos ningún cambio estructural, más allá de la coyuntura. En el sector de petróleo y gas, más asociado con Vaca Muerta, las expectativas son más a largo plazo, expectantes a lo que pase después de las elecciones", detalló Fernando Podestá, director Comercial y de Operaciones de ManpowerGroup Argentina.

Las regiones más activas en contrataciones tampoco son las que hacen la diferencia cuantitativa en materia de empleos, las encabezan Patagonia y Cuyo. 

El área metropolitana de Buenos Aires, que es la que concentra la mayor proporción de habitantes, aparece algo más rezagada en la generación de signo positivo, que cierra la pampeana.

El NOA (Noroeste) y el NEA (Nordeste) retrocedieron de un año a esta parte en cuanto a demanda laboral.

El Ministerio de Producción y Trabajo identifica como las principales deserciones al monotributo social y asalariados del sector privado.

-------------------

Expectativa Empleo Manpower by Urgente24 on Scribd

-------------------

Ferias online de empleos

De las generales de la ley escapan círculos cerrados, como una feria real, pero online, que reúne a la oferta y demanda de profesionales, en un sitio de empleos llamado “Casting Bumeran”, donde una treintena de compañías de primer nivel informa sobre su actividad, historia, valores, presencia en el país y la región, entre otras cosas. 

La integran PwC, KPMG, Carrefour, PepsiCo, TMF, BBVA, Molinos Río de la Plata, Deloitte, Coca-Cola FEMSA, Pluspetrol, Banco Hipotecario, Telefonica, Nestle, Accenture Argentina, Prisma, EY, Navent,

Falabella CMR, Inworx, Capgemini Argentina, Atos Argentina, ITResources, GlobalLogic. 

Son, en consecuencia, muy selectivas las oportunidades de conseguir trabajo, sobre todo para los jóvenes que recién empiezan: el 25% tiene estudios secundarios, el 15% terciarios y un 40% asiste a la universidad, según el portal de empleo Bumeran.

Donde hay mayor movimiento en las postulaciones, sin embargo, es en la franja de los que tienen entre 22 y 30 años y cuentan con una experiencia laboral promedio de un año. 

El 40% de los aspirantes iniciales presenta en su CV carreras terciarias completas, el 30% son estudiantes universitarios y un 15% posee título universitario. 

Entre los que se encuentran empleados al momento de emprender una búsqueda activa de cambio de aires, el 72% son postulantes a cargos de mayor jerarquía, como jefe o supervisor, el 61% a senior y 40% a junior.

En el primer caso, el perfil de los postulantes es de hombres y mujeres de entre 27 y 50 años que tienen una experiencia media de 8 años; el 40% son universitarios recibidos, el 20% cuenta con estudios terciarios completos y un 20% aún cursa sus estudios. 

A la escala senior aspira una franja etárea entre 24 y 36 años, con experiencia media de 5 años: un 30% tiene estudios terciarios, un 30% es universitario recibido y un 20% aún asiste a la universidad.

Al desagregar las postulaciones, Bumeran revela que el 53% son realizadas por mujeres, pero con la particularidad que sólo el 30% son para puestos de jefe o supervisor.

Además de por esta baja pretensión en la jerarquía buscada, la disparidad entre hombres y mujeres se hace notar tanto en los puestos requeridos como en el salario pretendido. 

En las posiciones junior, los hombres solicitan un salario 4% superior a las mujeres, mientras que en las posiciones de jefe/supervisor el diferencial alcanza el 17%, puntualiza Bumeran.

Aunque no sea éste el mejor momento, los empleadores tienen por delante el desafío de asimilar millennials en su plantilla de personal, cuyos hábitos difieren de los de la tradicional masa de trabajadores y para el 2020 esta generación constituirá más de un tercio de la fuerza de trabajo de todo el mundo. 

Por ejemplo, de una investigación llevada a cabo por ManpowerGroup surge que en un 73% de los casos reportan trabajar más de 40 horas a la semana, y más de la mitad señaló que planea retirarse luego de los 65 años.

Y que los factores a tener en cuenta al momento de buscar empleo se encuentran:

** el dinero, en un 92%;
** la seguridad laboral, en un 87%;
** las vacaciones y tiempo libre, 86%;
** entorno laboral valioso, 80%; y
** trabajo flexible, 79%.

La peor cara con la que viene lidiando el mercado laboral es que el 49,3 % de los trabajadores se resignan a estar algo así como ninguneados, al estar ocupados en el sector micro informal.

Es decir, tienen un empleo de baja calidad (representan el 81,7 % dentro de ese grupo), según consta en un informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) correspondiente a 2018. 

La mayoría (el 75,9 % dentro de ese sector) no tiene aportes del sistema de seguridad social (jubilación), y en promedio recibían a fin del año pasado un salario de $ 10.283 por mes, mientras que el ingreso medio mensual del total de los ocupados había sido de $ 17.454. O sea que ganaban un 41% menos. 

Claro que para actualizar estos números debería agregarse entre el 25% y el 35% general en que cerraron las paritarias de casi todos los gremios privados, y del 28% en el caso de las estatales, para todo el año, que sólo en 7 meses la inflación ya dejó atrás.