Leído

UN CASO CONTROVERSIAL

El comisario Villarejo sigue dejando su mancha de aceite

Mar, 02/07/2019 - 12:48pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

José Manuel Villarejo Pérez es un empresario y excomisario del Cuerpo Nacional de Policía de España, acusado de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales- Él se encuentra en prisión desde el 17/11/2017 en prisión provisional sin fianza.​ Acumuló un patrimonio de más de 20 millones de euros. Investigándolo, el titular del Juzgado Central de Instrucción Nº6 de la Audiencia Nacional de España, Manuel García Castellón, ha citado a ex directivos de una entidad que habría realizado actividades de inteligencia competitiva para defender de un intento de 'take over hostil'.

Contenido

José Manuel Villarejo Pérez  integró el grupo antiterrorista español y participó en distintas actuaciones contra ETA, obteniendo la Cruz al Mérito Policial con Distintivo Blanco. Entonces ingresó al equipo de Seguridad Ciudadana de la Jefatura Superior de Madrid hasta 1983, cuando en licencia especial se dedicó a la actividad empresarial, gestionando intereses de hasta 46 empresas diferentes.

En 1993 se reincorporó como agente operativo, o agente encubierto, para la Secretaría de Estado de Interior.

Durante aquella licencia, Villarejo realizó distintos trabajos de investigación, una agencia de detectives y un despacho de abogados. También investigaciones encargadas por organismos públicos, entidades privadas y particulares.

Pero ya jubilado, el desastre fue mayor. Y el gran policía ingresó directamente en el delito para grandes clientes. Ahora, por algún motivo aún desconocido, decidió señalizar algunos de ellos, cuando estaba bajo presión por otros. 

Entonces, la investigación en torno a los trabajos de inteligencia y espionaje competitivos realizados por el comisario jubilado José Manuel Villarejo para el BBVA sigue adelante en la Audiencia Nacional de España. 

Fuentes jurídicas confirmaron a varios medios de comunicación de Madrid que el magistrado Manuel García Castellón ha citado a varias personas como investigadas por cohecho activo y descubrimiento de secretos.

Ellos deberán presentarse los días 4 y 5 de julio, entre ellas quien fuese CEO del banco, Ángel Cano, y el exjefe de seguridad de la entidad, Julio Corrochano. 

La Fiscalía Anticorrupción ha pedido la imputación de todos ellos por su posible relación con la operación que se llevó a cabo en 2004, cuando el banco pagó a Villarejo para que investigara, entre otras personas, al entonces presidente de Sacyr, Luis del Rivero, el industrial Juan Abelló y el jefe de la Oficina Económica de José Luis Rodríguez Zapatero, Miguel Sebastián.

El BBVA contrató en aquel 2004 al comisario jubilado para frustar el intento de control del banco que realizó el grupo de ingeniería y construcción Sacyr, avalado por el entonces gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

El objetivo encomendado a Villarejo fue investigar a los principales promotores de la operación y, según las primeras pesquisas, se materializó en la intervención de más de 15.000 llamadas telefónicas de miembros del Gobierno, empresarios, instituciones y periodistas, lo que derivó en la renuncia en marzo 2019 de Francisco González como presidente emérito del BBVA. 

Los contratos que se firmaron entre el banco y las empresas de Villarejo prueban que la relación entre la entidad y el expolicía encarcelado fue más intensa de lo que se pensaba, pues en ellos se establece que Villarejo llevaría a cabo un "asesoramiento continuo y sostenido durante las 24 horas del día sin interrupción de fines de semana ni festivos".

Además de Cano y Corrochano, el magistrado también ha citado como investigadas a otras personas: Rafael Redondo, abogado y socio de Villarejo; Ignacio Pérez Caballero, director de Red de Banca Comercial de BBVA; Javier Malagón Navas, exdirector general de Finanzas; Antonio Béjar, exresponsable del área inmobiliaria; Ricardo Gómez Barredo, exresponsable de contabilidad y supervisión; Inés Díaz Ochagavía, exjefa de seguridad tras la marcha de Corrochano, y Nazario Campo Campuzano, jefe de equipo del banco.

A falta de que se aclare la posible relación de cada uno de ellos con la mencionada operación, cabe señalar que Corrochano aparece en las grabaciones del comisario jubilado asegurando que despachaba estos asuntos con “el presidente” y "Ángel", a lo que se suma que los mencionados contratos entre el BBVA y las empresas de Villarejo los firmaban tanto él como Redondo. Antes de su salto a la empresa privada en 2002, Corrochano ocupó destacados puestos policiales, como el de comisario jefe de la Policía Judicial o el de jefe superior de Policía de Madrid.